El parking en el aeropuerto, tipologías a elegir según el tipo de estancia

La proliferación de compañías aéreas `low cost´ ha provocado un descenso significativo del precio de los vuelos en los últimos años, situándolos en algunos casos por debajo incluso del de otros medios de transporte. En estas circunstancias, los gastos que ocasiona la estancia del vehículo particular en las dependencias de los aeropuertos pueden representar una parte proporcional del coste total del viaje hasta hace unos años impensable.

Por ello, a la par del surgimiento de esa pléyade de empresas aeronáuticas de bajo coste se ha generado una diversidad de ofertas de aparcamiento en los aeropuertos que hace posible ajustar el coste del parking al máximo si ese es el deseo del usuario. En contraste con ese objetivo, los principales aeropuertos disponen con un selecto repertorio de aparcamientos vip para clientes más exigentes que no buscan precio sino un servicio más personalizado. La página Reservarparking.com nos permite reservar parking en cualquiera de los aeropuertos de España y nos ha hecho un resumen de los tipos de parkings en los que podemos dejar nuestro vehículo en los aeropuertos.  Repasemos todos esos tipos de parkings.

Parking general

El parking general de cualquier aeropuerto suele ubicarse en el anillo más próximo de la terminal, permitiendo el tránsito a pie desde el mismo hasta los puestos de embarque. Habitualmente es un recinto cerrado, cubierto y dotado de controles de seguridad, realizándose el abono del importe en cajeros situados junto a las salidas peatonales.

Parking para estancias largas

Es común verlo algo más alejado de las terminales, lo que obliga a disponer de servicio de lanzadera, con altas frecuencias de trayectos, para acercar a los pasajeros hasta estas. Sin duda es el tipo de aparcamiento más aconsejable para estancias superiores a cuatro días, teniéndose en cuenta que se cobran días completos. Realizando una reserva con antelación es posible beneficiarse de importantes descuentos.

Aparcamiento preferente

El tipo de aparcamiento preferente incluye las plazas ubicadas más próximas al acceso de la terminal, por lo que es la opción ideal cuando se llega con el tiempo justo, si bien su precio supera algo el de los anteriores, con la posibilidad de obtener una rebaja si se reserva con anterioridad.

Aparcamiento exprés

El parking exprés, que se factura por minutos y con acceso directo a las terminales, está pensado exclusivamente para llevar o recoger pasajeros, pues el plazo de estancia no puede superar la media hora para que salga a un precio prudencial, pues por encima de ahí resulta muy caro.

Aparcamiento low cost

El parking de bajo coste ocupa una explanada alejada de las terminales, en un radio de 0,5 a 7 kilómetros, requiriéndose para su uso un servicio de transporte a base de autobuses o furgonetas. Su escaso coste le hace ser la opción ideal para estancias superiores a una semana. La mayoría de los aparcamientos low cost están abiertos ininterrumpidamente, lo que representa una gran ventaja especialmente por los frecuentes retrasos de los vuelos. No suele existir límite máximo ni mínimo de días de estancia, con algunas salvedades en las que facturan un mínimo de 2 días.

Parking Vip

El parking VIP o Valet es el modelo más exclusivo de todos, disponible siempre bajo reserva, en el que el usuario no necesita acceder a él puesto que un operario le recoge las llaves del vehículo en la misma terminal y se encarga de aparcarlo. Esto se complementa con una serie de servicios específicos como lavado del coche, revisiones y reparaciones mecánicas e incluso pasar la ITV.